16 may. 2009

Cómo cobrar en diseño gráfico y web.

Nos encontramos en nuestra oficina o departamento gráfico trabajando en algún proyecto y recibimos la llamada o correo de un potencial cliente solicitándonos la cotización de un sitio web o algún diseño gráfico para alguna línea de productos. Que hacer? cómo cobrarle? que parámetros utilizo para poder obtener ganancias y lo más importante; conseguir al cliente y no dejarlo ir?.
Son muchos parámetros los cuáles tendríamos que considerar, entre los que tenemos; el tiempo que llevaría realizar ese proyecto, la empresa o persona a la que se está haciendo el trabajo, pues es obvio que tenemos que manejar distintos rubros según quien lo solicite; no podemos cobrar a Coca Cola lo mismo que a nuestro vecino o una empresa que recién se está iniciando en el mundo del internet.
Varios entendidos acuerdan en que se debe seguir una secuencia de hechos relevantes para poder cobrar adecuadamente y sin exageraciones para nuestros potenciales clientes y pérdidas en ganancias para los diseñadores. El asunto está en buscar un equilibrio tomando en cuenta algunos aspectos que son expuestos a continuación:
1. Consideración de tiempo y recursos
Uno de los primordiales aspectos a tomar en cuenta, son el tiempo y recursos que vamos a emplear en dicho proyecto. A partir de la fecha en la que el cliente acepte nuestra oferta, tenemos que considerar la extensión del proyecto, y poner atención en lo siguiente: software a utilizar, tratamiento de fotografías, texto a ser publicado en el sitio; en éste último vamos a tener casos en los que el cliente ni siquiera tiene el texto de su empresa en un formato eléctrónico; (word,excel,etc) por lo que se debería también considerar la posibilidad de subir los textos en versión papel a word u otro editor de texto, lo que conlleva a demorar más el trabajo y por consiguiente más tarea y sacrificio para para tí.
En cuánto a recursos; si eres un diseñador freelance por ejempo, considera lo que gastas de tu bolsillo para estar conectado a la red, o si para conseguir alguna actualización tienes que salir a el cybercafe de la esquina para ingresar a internet. Todo eso parecería minúsculo, que más dá unos cuántos centavos, pero ojo! suma esto al mes, luego al año , te darás cuenta que el precio con el cuál tu creías estabas sacando alguna ganancia se te ha ido en buses, si tienes auto; gasolina, etc.
2. No estandarizar los proyectos
Son muchas las respuestas, en cuánto a este tema. Mucho se ha hablado de buscar una forma de estandarizar los costos en cuánto a diseño, pero déjenme decirles nuevamente que no hay una forma o software que nos pueda dar una idea, pues el campo en el que un diseñador se desenvueleve es en la creatividad, y resulta un poco perverso decir que tenemos que ponerle precio a nuestras ideas.
Un producto intangible como lo es el diseño web por ejemplo; no se puede estandarizar, es muy difícil, sobre todo porque manejamos diferentes proyectos; diferentes personas; alianzas estratégicas; cliente esporádicos, clientes familiares; colaboración entre colegas; free lance a agencias de publicidad; proyectos a despachos de diseño; free lance a clientes directos; clientes relativamente fácil de lograr acuerdos; potenciales clientes que desean obtener websites increíbles a precios que nunca podríamos ofertar.
Llegará en algún momento en el que se logre estandarizar las tarifas, mientras tanto tendremos que basarnos en nuestra buena visión para cotizar y hacer casi magia con nuestros números; dispuestos en ocasiones a perder ganancias; otras a a ganar experiencia; o quizá inclusive a conseguir una tendencia que crece día a día; un trueque empresarial.